Compra Online
Descuentos y Promociones

También con Tarjeta Naranja
en Tienda Naranja

Distribuidores
en Argentina y otros Países

Recibe Reflexiones
en tu correo electrónico

 

Reflexiones en Video

Ver todos los videos

Uno, Dos, Tres

Amor | 39211 lecturas

UNO 
√?l se sent√≥ a esperar bajo la sombra de un √°rbol lleno de flores de color lila. Pas√≥ un se√Īor rico y le pregunt√≥: ¬ŅJoven, qu√© hace usted aqu√≠, sentado bajo ese √°rbol, en lugar de trabajar y ganar dinero?¬† Y el joven le contest√≥: Espero.

Pas√≥ una mujer hermosa y le pregunt√≥: ¬ŅQu√© hace usted, sentado bajo ese √°rbol, en lugar de intentar conquistarme? Y el hombre le contest√≥: Espero.

Pas√≥ un chico y le pregunt√≥: ¬ŅSe√Īor, qu√© hace usted aqu√≠, sentado bajo este √°rbol, en lugar de jugar?¬† Y el hombre le contest√≥: Espero.

Pas√≥ la madre y le pregunt√≥: ¬ŅHijo m√≠o, qu√© haces aqu√≠, sentado bajo este √°rbol, en lugar de tratar de ser feliz? Y el hombre le contest√≥: Espero.

DOS
Ella salió de su casa dispuesta a buscar. Cruzó la calle, atravesó la plaza y pasó junto al árbol florecido. Miró rápidamente al hombre. . . al árbol. . . pero no se detuvo. Había salido a buscar. Y tenía prisa.

El, la vio pasar y le sonri√≥. La vio alejarse hasta hacerse un punto peque√Īo y desaparecer. Y se qued√≥ mirando el suelo nevado de lilas. Ella fue por el mundo a buscar. Por el mundo entero.

En el norte hab√≠a un hombre con los ojos de agua. Ella pregunt√≥: ¬ŅEres quien busco? No lo creo. Me voy, dijo el hombre con los ojos de agua. Y se march√≥.

En el este hab√≠a un hombre con las manos de seda. ¬ŅEres quien busco? Lo siento, pero no, dijo el hombre con las manos de seda. Y se march√≥.

En el oeste hab√≠a un hombre con los pies de alas. Ella pregunt√≥: ¬ŅEres quien busco? Te esperaba hace tiempo. Ahora no, dijo el hombre con los pies de alas y se march√≥.

En el sur hab√≠a un hombre con la voz quebrada. Ella pregunt√≥: ¬ŅEres quien busco? No. No soy yo, dijo el hombre con la voz quebrada. Y se march√≥...

TRES
Ella siguió por el mundo buscando. Por el mundo entero. Una tarde, subiendo una cuesta, encontró a una gitana. La gitana la miró y le dijo: El que buscas te espera en el banco de una plaza.

Ella recordó al hombre con los ojos de agua. Al hombre que tenía las manos de seda. Al de los pies de alas. Y al que tenía la voz quebrada. Y después se acordó de una plaza. Y de un árbol con las flores lilas. Y de aquel hombre que, sentado a su sombra, le había  sonreído al pasar. Dio media vuelta y empezó a caminar sobre sus pasos. Bajó la cuesta. Y atravesó el mundo. El mundo entero. Llegó a su pueblo. Cruzó la plaza. Caminó hasta el árbol florecido de lilas. Y le preguntó al hombre que estaba sentado a su sombra:

¬ŅQue haces aqu√≠ sentado bajo este √°rbol? El hombre que estaba sentado en el banco de la plaza le dijo, con la voz quebrada: Te espero.

Después levantó la cabeza, y vio que tenía los ojos de agua, le acarició la cara y se dio cuenta de que tenía las manos de seda. La invitó a volar con él y ella supo que tenía también los pies de alas.

‚??Cuantas veces recorremos el mundo buscando lo que necesitamos, a veces, la distancia parece nuestro mejor aliado para la soluci√≥n de nuestros problemas. Como en el cuento salimos de nuestras casas tan ciegos, que pasamos por encima de la felicidad que estamos buscando, sin darnos cuenta‚?Ě








¬ŅDisfrutaste la lectura? ¬°Comp√°rtelo con alguien m√°s!

Regala
un Libro

Envíalo
a un Amigo

Libro
de Visitas

Elige un Tema

Busca Reflexiones