Compra Online
Descuentos y Promociones

También con Tarjeta Naranja
en Tienda Naranja

Distribuidores
en Argentina y otros Países

Recibe Reflexiones
en tu correo electrónico

 

Reflexiones en Video

Ver todos los videos

Que la luz no deje de brillar

Ánimo | 29370 lecturas

Las cuatro velas se consumían lentamente. El ambiente estaba tan silencioso que se podía oír el diálogo que mantenían entre ellas...

 La primera dijo: 

- ¡YO SOY LA PAZ!  Las personas no consiguen mantener mi luz, creo que me apagaré. Y poco a poco, su fuego se apagó.

 La segunda dijo:

- ¡YO ME LLAMO FE!  Las personas no quieren saber nada de mí. Soy muy débil y no tiene sentido seguir dando luz. Cuando terminó de hablar, una brisa pasó suavemente sobre ella y se apagó.

 Con mucha tristeza  la tercera vela manifestó:

- ¡YO SOY EL AMOR! No tengo fuerzas para seguir encendida. Todos me dejan de lado, se olvidan hasta de sus seres queridos. Y sin esperar más, se apagó.

 De repente...

Entró un niño y vio las tres velas apagadas.

 -¿Qué es esto? Ustedes debían estar encendidas hasta el final. Lleno de tristeza, el niño comenzó a llorar...

Entonces la cuarta vela habló:

- ¡YO SOY LA ESPERANZA! No tengas miedo, mientras yo tenga fuego podremos encender a las demás.

 Con los ojos brillantes, tomó la vela encendida… Y volvió a darles luz a las demás

 ¡Qué la luz de “la esperanza”, nunca se apague dentro de tu corazón!

 “¡Jesús! es la luz, la paz y el amor. Si crees en Él, nunca dejará de alumbrarte”

 

¿Disfrutaste la lectura? ¡Compártelo con alguien más!

Regala
un Libro

Envíalo
a un Amigo

Libro
de Visitas

Elige un Tema

Busca Reflexiones