Compra Online
Descuentos y Promociones

También con Tarjeta Naranja
en Tienda Naranja

Distribuidores
en Argentina y otros Países

Recibe Reflexiones
en tu correo electrónico

 

Reflexiones en Video

Ver todos los videos

Charcos de Lodo

Familia | 30082 lecturas

Cuando veo esas plantas llamadas dientes de león, yo veo hierba dañina invadiendo mi patio. . .
Mis hijos, ven flores para regalarme y soplan la pelusa blanca pensando en un deseo.

Cuando un mendigo me sonríe, veo a una persona sucia que probablemente quiere que le dé algo de
dinero y eso me incomoda. . .
Mis hijos ven a alguien que les sonríe y ellos responden con otra sonrisa.

Cuando oigo música, me siento y escucho porque no sé cantar y no tengo ritmo. . .
Mis hijos cantan, bailan y si no saben la letra, se la inventan.

Cuando siento un fuerte viento en mi rostro despeinándome y empujándome hacia atrás, lo resisto con todas mis fuerzas. . .
Mis hijos cierran sus ojos, abren sus brazos y se dejan arrastrar por él, hasta que caen al suelo vencidos por la risa.

Cuando yo oro, digo tú y nosotros. Concédeme esto y dame aquello. . .
Mis hijos dicen, ¡Hola Dios!, te doy las gracias por mis juguetes y mis amigos. Ayúdame a no tener malos sueños ni pesadillas esta noche y cuídame, todavía no quiero ir al cielo.

Cuando veo un charco de lodo rápidamente me alejo de él, porque ya me imagino zapatos llenos de lodo y alfombras y suelos sucios. . .
Mis hijos se sientan en él. Ven diques para construir, ríos para cruzar y toda clase de animales para jugar.

Yo me pregunto, ¿los hijos nos fueron dados para enseñarles o para aprender de ellos? 

??Es necesario que aprendamos a apreciar las pequeñas cosas de la vida. Por eso te deseo que tu vida esté llena de dientes de león, fuertes vientos y. . .  grandes charcos de lodo?

 

 

 


 

¿Disfrutaste la lectura? ¡Compártelo con alguien más!

Regala
un Libro

Envíalo
a un Amigo

Libro
de Visitas

Elige un Tema

Busca Reflexiones